beneficios de beber agua para la salud

Conoce más beneficios de beber agua para la salud

Beber 2 litros de agua diarios es un hábito que deberíamos tener todos para que nuestra buena salud e hidratación estén aseguradas. El agua es un líquido imprescindible en nuestro organismo y comporta un sinfín de beneficios. Más allá de los típicos relacionados con la hidratación, hoy desvelamos otros menos conocidos, pero no menos importantes. Si deseas conocer cuáles son, en este artículo los desgranamos.

Un estudio reveló que beber agua mejora el humor

Según un estudio liderado por la investigadora francesa Nathalie Pross y publicado en la revista Plos One, la deshidratación leve repercute en el estado de ánimo de las personas. Por ello, beber agua mejora el humor, reduce la tensión, aumenta el alivio y la felicidad.

Según Mirta Antonini, integrante de la comisión directiva de Aadynd: “Hoy sabemos que tensión, dificultad para la concentración, fatiga y mal humor pueden ser síntomas de deshidratación, pero son sencillamente prevenibles o reversibles bebiendo más agua”. Acerca de la cantidad diaria d agua, Jereb ha recordado lo siguiente: “las nuevas Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan ocho vasos. Sin embargo es importante considerar que en días de elevadas temperaturas la pérdida de líquido a través de la sudoración es mayor a la del resto del año y la realización de actividad física también acelera el principio de deshidratación, por lo que es recomendable incrementar la ingesta de líquido para compensar las pérdidas adicionales”.

Por otro lado, Antonini ha aclarado que los tres grupos de mayor riesgo por deshidratación son los siguientes: “Los bebés, ante cuadros de vómitos y diarreas; los niños, que tienen menor percepción de la sed cuando están activos y los adultos mayores, que presentan alteraciones en el mecanismo de la sed y, en ocasiones, dificultad en la deglución”. Por otro lado, destacó otro grupo: “Un cuarto grupo que requiere mayor aporte de agua son las embarazadas y madres en período de lactancia”.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?

Las personas que participaron en el estudio, sintieron menor fatiga, confusión, somnolencia y sed, mientras que quienes ingerían más cantidad de agua y redujeron su ingesta, tuvieron más irritabilidad, sed, impaciencia y sentimientos negativos. Por ello, Jereb declaró lo siguiente: “Los resultados de la investigación sugieren que un aumento o disminución en la ingesta de agua habitual mejora o empeora el estado de ánimo y sensaciones respectivamente, dependiendo de los hábitos de consumo habituales de cada individuo”.

Por su parte, Antonini ha dicho lo siguiente: “Como el estudio se realizó en personas jóvenes y sanas y se controlaron numerosas variables, podemos concluir que la variabilidad en el consumo de agua tiene efectos en el estado de ánimo de acuerdo a los patrones de consumo habituales”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *