La importancia del tratamiento del agua

Desde 1804, con el establecimiento del primer sistema de suministro estable de agua potable en la ciudad de Glasgow, el proveer este invaluable líquido en una forma óptima para el consumo humano ha sido una prioridad para muchas naciones.

Lo irónico es que a pesar del tiempo transcurrido desde este radical cambio, no todo el mundo disfruta de este beneficio, y peor aún, muchos no buscan aprovecharlo. Esto se debe a que, sin importar que tanto se hable sobre los sistemas de tratamiento de agua para una gran mayoría esto es algo que se sabe que ocurre, pero no se conoce en detalle, por lo que tienden a restarle importancia.

Pero la verdad, esto no debería ser así, veamos las razones a continuación.

¿De qué nos protege el tratamiento del agua?

En resumidas cuentas el tratamiento del agua define a todos los procesos por medio de los cuales se eliminan aquellas sustancias que pueden afectar tanto la salud de quienes la consumen, como a todo aquel otro tipo de elemento que pueda contaminar un sistema de suministro de este preciado elemento.

Entre esos factores se puede incluir desde factores de desgaste de metales como el óxido hasta lodo y otras formas simples que resten pureza al agua. El problema de que estos no se traten es que se puede llegar a un punto en el que se contaminen incluso fuentes subterráneas o áreas fluviales importantes, con lo cual se afecta el ecosistema y el mismo se degrada con consecuencias para todos.

¿Qué tipos de agua pueden ser tratadas?

Todas las formas de este líquido, desde aguas residuales hasta fuentes de agua potable pueden y deben ser tratadas. Con ellos se garantiza el uso sin inconvenientes tanto a nivel doméstico, industrial y agrícola. Así mismo se asegura que siempre esté lista y apta para consumo humano.

Pero estos procesos pueden variar en función del uso que se dará al agua tratada, al presupuesto disponible, al grado de purificación que deba llevarse el líquido y los elementos que estén presentes. Temas que podemos tocar en una próxima oportunidad.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *