Daños comunes en las tuberías

5 daños más comunes en las tuberías del hogar

En casa encontramos un sinfín de posibles problemas que pueden ocurrir, pero sin duda, los que tienen que ver con las tuberías son los más temidos. Las tuberías de una determinada vivienda, así como su óptimo estado contribuyen a conseguir una buena calidad de vida de las personas que la habitan.

Por esa razón, es conveniente revisarlas y de este modo, prevenir posibles daños que pueda haber. En este artículo, explicaremos cuáles son las averías más frecuentes y la forma en que podemos solucionarlas.

Los malos olores en las tuberías tiene que ver con los desperdicios de su interior

Los atascos en las tuberías de una casa pueden ser causa de distintos factores. A pesar de ello, los más comunes guardan relación con la acumulación de grasa o bien, materiales que se han solidificado. En este caso, la recomendación más evidente se centra en desatornillar o bien, retirar las cubiertas que haya en los desagües.

Con este procedimiento, tendremos la posibilidad de eliminar las obstrucciones que haya en la zona. Asimismo, es muy recomendable verter agua caliente con bicarbonato y vinagre o bien, adquirir productos químicos que se vendan para tal fin. Lo más relevante es no echar desperdicios o aceite por el desagüe del lavaplatos y se aconseja mantener una rejilla en el desagüe de la ducha para así evitar que el cabello que caiga se acumule. Respecto a las tuberías del inodoro, es crucial que el papel, así como las toallitas higiénicas se desechen a la papelera.

Por otra parte, encontramos las tuberías que tienen una baja presión. Este hecho puede ser ocasionado por bloqueos, atascos o fugas. Pero también puede ser una disminución del flujo por parte del proveedor y en este caso, lo más idóneo es abrir un poco más la llave de paso. En caso de que el problema no tenga solución, se verificarán posibles atascos y se tendrán que atender las recomendaciones que se han determinado anteriormente. En caso de que el inconveniente siga, lo mejor es acudir a profesionales.

En el caso de los malos olores en las tuberías, encontramos posibles problemas en ellas y además, padecemos el nauseabundo olor que desprenden. Si las tuberías están correctas y existen malos olores, los indicios pueden apuntar a que el problema provenga del lavaplatos, pero puede prevenirse. Tendremos cuidado de no arrojar restos de comida por allí, pero si se ha hecho, lo mejor es verter sustancias especiales caseras o del supermercado para que el tránsito en las tuberías sea favorable.

Las tuberías con agua sucia son un inconveniente común, pero también son el más sencillo de solucionar. A nivel general, se debe a que los grifos llevan bastante tiempo sin abrirse y lo mejor, es dejar que el agua fluya durante unos segundos. Vigilaremos que este tiempo no sea muy prolongado para evitar consumir agua en exceso. Si el agua sigue sucia, es probable que la tubería esté dañada por antigüedad y lo mejor es llamar a expertos.

Por último, encontramos las fugas en las tuberías. Si son visibles o si no, deberán revisarlas los profesionales en fontanería, puesto que es posible que haya que cambiar piezas o empates. La cinta aislante puede servir como parche casero para fugas visibles por un tiempo, pero al final deberemos recurrir a un fontanero.