Como hacer hogar sostenible

¿Cómo conseguir que nuestro hogar sea sostenible?

La sostenibilidad hacia nuestro planeta es un objetivo que deben cumplir no solo las compañías, implementando políticas y herramientas de trabajo menos contaminantes, sino también la sociedad. Conseguir un hogar sostenible es una posibilidad siempre que se consideren ciertos aspectos básicos. “Toda piedra hace pared” confirma el dicho y en esta práctica se podría aplicar, ya que pequeños cambios son los que nos pueden convertir en personas más ecológicas.

El reciclaje es crucial para que nuestro hogar sea sostenible

Lograr que nuestro hogar sea sostenible es posible y sencillo si sabemos cómo conseguirlo. Lo primero que debemos realizar es minimizar nuestros residuos que acaban en la basura del hogar, que se denomina como movimiento Zero Waste. Basura se entiende como lo que no puede reutilizarse, que no se puede comportar ni reciclar, por lo que finalizará en el vertedero.

Por otra parte, para seguir con el hogar sostenible, es fundamental compactar la basura mediante computadores domésticos, que a día de hoy, tienen un precio asumible. La explicación se basa en que cabrá más cantidad de basura en una bolsa y por ello, una mayor cantidad de bolsas en un camión, menos petróleo y menos transporte.

Por otro lado, otra acción eficaz para que nuestro hogar sea sostenible, es decir adiós al usar y tirar. Por ejemplo, en nuestro día a día utilizamos servilletas de papel y se ha demostrado mediante distintos estudios que gracias al empleo de servilletas de tela, gastamos una menor cantidad de papel, consiguiendo una mayor sostenibilidad.

El consumo de energía debe reducirse si buscamos un hogar sostenible

Diariamente, preparamos la comida para ir a trabajar sin reparar en que esta acción también puede ser sostenible. ¿Cómo conseguirlo? En este caso, tenemos la posibilidad de despedirnos del papel de plata y las servilletas y hacer uso de los portabocadillos o bolsas que nos posibilitan el transporte de alimentos como una alternativa ecológica.

La siguiente medida es el reciclaje y cada vez está más interiorizada en la sociedad. Debemos reutilizar siempre y, en caso de que sea imposible, reciclar. El plástico lo reutilizaremos, mientras que el vidrio, el papel y el cartón se reciclarán.

Otra medida efectiva si tenemos niños es no utilizar folios o libretas en exceso. En este caso concreto, podemos optar por el papel piedra, que es 100% biodegradable. Se trata de un papel fabricado sin agua, ni cloro y compuesto por restos de minerales que proceden de toneladas de residuos que provienen de las minas.

La cesta de la compra también puede ser ecológica. Las grandes superficies comerciales importan una gran cantidad de productos que proceden de distintos lugares del mundo. Por ello, se ha perdido el sentimiento por consumir productos de temporada que procedan de nuestra zona. Al acudir al mercado, tenemos la oportunidad de comprar a granel y con ello, decimos adiós a los envases innecesarios de plástico y de petróleo. De esta manera, consumiremos productos de mayor calidad y más saludables.

Por último, destacamos la sostenibilidad a la hora de realizar la limpieza de casa. Apostaremos por productos que sea ecológicos y reduciremos el consumo de energía. Una acción eficaz es sustituir nuestras bombillas por las de LED de bajo consumo, encender la luz siempre que sea imprescindible y proceder a la instalación de regletas con interruptores. No sin olvidarnos de cambiarnos a una compañía eléctrica que provenga de energías renovables para así crear responsabilidad hacia nuestro planeta.