Recorrido de las deposiciones al tirar de la cadena

Conoce cuál es recorrido de las deposiciones al tirar de la cadena

Ir al baño es una de las necesidades más placenteras y necesarias que tiene el ser humano. Para muchos, sentarse a realizar sus necesidades es uno de los mejores momentos del día y de mayor relajación. En él, pueden permanecer 5, 10 o incluso, 20 minutos. La razón por la que están tanto tiempo allí, reside en que recurren a la tablet, los libros o revistas durante la deposición. Cuando culminas la tarea, tiras de la cadena, te levantas, te aseas y tu vida continúa como antes, pero ¿qué ocurre al tirar de ella? En este artículo desgranamos cómo es el viaje.

El viaje de las heces cambia dependiendo de la zona en la que se viva

Si vives en una determinada zona, el viaje cambiará. Por ejemplo, en una zona rural, las las casas suelen conectarse a una fosa o tanque séptico. Más allá de ello, lo cierto es que el paso de los años también ha repercutido a la hora de tirar de la cadena. Antes del Siglo XX, los sistemas sanitarios vertían aguas residuales sin procesar a los ríos o incluso, a los océanos.

Actualmente, si vives en una zona urbana, lo más frecuente es que el inodoro y los elementos de agua de tu casa, se encuentren enganchados a un sistema de alcantarillado que alimenta a una planta de tratamiento de aguas residuales. Una vez hemos tirado de la cadena, las heces se mezclan por la tubería con el resto de aguas residuales que salen de tu hogar. A partir de ese momento, ingresan en la red de alcantarillado que corre hacia el centro de tu calle.

Sin embargo, no siempre es así, pero hablamos de un lugar que se encuentra a varios metros por debajo de la superficie de la carretera. Aquí, las heces y los desechos de casa se encuentran con sus homólogos provenientes de las casas vecinales. Aquí, la tubería del alcantarillado probablemente, se une con otra alcantarilla para formar otra más grande. En este lugar, las heces se pueden encontrar con distintos elementos que la acompañan: zapatos, ramas de árboles, cartones o animales. Todos ellos, se pueden dirigir a través de estas grandes tuberías a la planta de tratamiento.

Toda esta cantidad de productos, puede destruir el equipo en la b, por lo que lo mejor, será eliminarlos de las aguas residuales. Para ello, se deja que el agua fluya a través de unas rejas y barras verticales que atrapan a los objetos que tienen un tamaño considerable. Los desechos grandes, suelen terminar en vertederos.

Aquí empieza el viaje duro de las heces

En primer lugar, el agua residual fluye a una picadura que hace de depósito de basura, que coge todo lo que se encuentre en el agua y lo tritura. Ahora, las heces forman parte del resto de materia sólida de las aguas residuales. De ahí, viajan a una cámara donde los materiales no orgánicos, se depositan en el fondo y más tarde se suprimen en el vertedero. El agua residual, fluye desde esta cámara a un tanque de sedimentación cerrado, donde reposa por un tiempo para que la materia orgánica que aún está en el agua, se pueda depositar en el fondo de los tanques donde pueda ser suprimida.

Algunas plantas, usan un taque de flotación que fuerza la entrada de aire presurizado en las aguas residuales. A continuación, bombean dicha mezcla a un tanque abierto donde las burbujas pueden subir a la superficie. Estas burbujas flotantes, transportan materia orgánica a la superficie para así facilitar su eliminación, que debería ser de un 75% de la materia sólida. En el momento en que las heces acaban de eliminarse, se convierten en fertilizante, que entra en un espesador donde se densa. De ahí, pasa a un tanque digestor, un contenedor cerrado donde se cosita materia orgánica con dilución con agua. Las enzimas descomponen la materia sólida en forma soluble, las bacterias productoras de ácido lo fermentan y lo descomponen aún más en ácidos orgánicos simples.

Dichas bacterias, convierten los ácidos orgánicos en metano y gases de dióxido de carbono. Este proceso, puede durar hasta 30 días y se reducirá la masa de la materia orgánica hasta un 60%. Finalmente, lo que queda se bombea a una cama de arena donde se seca. Parte del líquido en el lodo se filtra hacia la arena y el resto se evapora en el aire. El material seco, se puede emplear como acondicionador del suelo.

Por si lo desconocías, así es el sorprendente viaje que se realiza tras tirar de la cadena. Los 5 segundos que dura esta acción se traducen en este increíble viaje de nuestras heces. Y tú, ¿lo conocías?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *