Fallos más comunes en las tuberías de casa

Los fallos más comunes en las tuberías de la casa

Las tuberías de un edificio son elementos que no tenemos en cuenta pero que tienen una importancia vital en nuestro día a día. Aspectos de higiene tan importantes como poder ducharse con la suficiente agua o con agua caliente pueden verse afectados por fallos en los conductos. También otros inconvenientes como las humedades o que los grifos desprendan líquido sucio pueden estar provocados por un mal estado de las tuberías.

Por eso, hacer un mantenimiento de estos conductos cada cierto tiempo es un acto más que recomendable. Los atascos o errores en las tuberías pueden darse bien por malas practicas por nuestra parte, tales como dejar restos de comida o usar productos químicos inadecuados, como por fallos estructurales o vejez de la instalación.

Sea cual sea el motivo, lo que está claro es que la mejor solución es llamar a expertos en el asunto que sepan cómo actuar, ya que hay casos que por nuestra cuenta no vamos a poder resolver.

 

4 fallos en las tuberías que se producen con cierta frecuencia

Los errores en las tuberías a veces son inevitables, pero en la mayoría de los casos se pueden prevenir con prácticas correctas y con revisiones rutinarias cada cierto tiempo. A continuación, puedes descubrir cuatro de los fallos más comunes que existen en los conductos:

  • Atascos en las tuberías: Pueden estar provocados por un mal hábito a la hora de usar materiales, así como por una construcción deficiente de la tubería, haciendo que no tenga suficiente grado de inclinación, lo cual dificulta el buen funcionamiento.
  • Congelación de la tubería: Los conductos que se encuentran en el exterior y están expuestos a bajas temperaturas, pueden sufrir episodios de congelamiento que hay que evitar con una adecuada protección.
  • Malos olores: La mayoría de las veces esto se produce por restos descompuestos de alimentos, por lo que intentar limpiar los platos un poco antes de meterlos al fregadero es algo fundamental.
  • Agua sucia: Generalmente, esto se produce por no abrir el grifo desde hace mucho tiempo, lo cual tiene fácil solución. Sin embargo, hay casos en los que las tuberías están muy obsoletas y hay que cambiarlas.