vaciados trabajos reales

¿Sabes la diferencia entre fosa séptica y pozo negro?

Aunque en el vocabulario común, mucha gente confunda qué es una fosa séptica con un pozo negro, estos dos conceptos son muy diferentes, y por tanto, el tratamiento y la limpieza   que hay que llevar a cabo en cada uno de ellos, también lo es.

Estos dos conceptos tienen características comunes, pero hacen referencia a dos formas distintas de eliminar las aguas residuales de su uso doméstico en viviendas que por cualquier tipo de razón, no están en contacto con ninguna red de alcantarillado. ¿Te has parado a pensar alguna vez en dónde va a parar toda el agua que se usa en una casa que no cuenta con alcantarillado? En Cubas el Tío Paco  te lo explicamos.

Un pozo negro, o también llamado pozo ciego, es un agujero en la tierra donde terminan las aguas residuales de un edifico o vivienda, y que a partir del siglo XIX comenzó a limitarse su uso por la falta de higiene que supone para una vivienda. Se trata de una excavación en el terreno en forma de pozo cuyo suelo sigue siendo tierra, aunque las paredes estén construidas con ladrillo. La parte líquida de los residuos que terminan en este pozo se filtra en el terreno mientras que la parte sólida queda retenida hasta que se descompone.

Por otro lado, la fosa séptica ofrece mayor seguridad e higiene para la sociedad y el medio ambiente. Se trata de un depósito donde se lleva a cabo un tratamiento para eliminar la mayor parte de componentes orgánicos antes de que las aguas residuales vuelvan a la tierra. En el depósito quedan almacenados los cienos, que son vaciados antes de llegar al nivel máximo de su capacidad, a través de empresas especializadas en limpieza de fosas sépticas como Cubas el Tío Paco 

En cuanto a la limpieza de las fosas sépticas, se recomienda llevar a cabo su vaciado y pertinente limpieza cada dos o tres años, según siempre el uso que se le dé y la capacidad que tenga. Aunque hay que tener en cuenta que este mecanismo funciona mejor cuanto más tiempo permanece con las aguas residuales en ella, por lo que el vaciado suele alargarse el máximo tiempo posible para maximizar su eficacia.

En cuanto a la capacidad de una fosa séptica, elegir exactamente el tamaño es algo crucial. Para hacerlo, en una empresa especializada en la limpieza de fosas sépticas como somos en Cubas El Tío Paco, establecemos el tamaño de la fosa según el gasto medio de agua de una persona, y de la cantidad de personas que vayan a hacer uso de esa fosa séptica. Por regla general, la fosa séptica de una casa con cuatro personas viviendo en ella, no suele ser de menos de 3.000 litros.

Si necesitas asesoramiento sobre el funcionamiento de este método para evacuar aguas residuales, sobre su mantenimiento o incluso la necesidad de instalarla en tu hogar, ponte en contacto con nosotros  Nuestra historia y trayectoria son el mejor aval de nuestra profesionalidad y la calidad de nuestros servicios.

Foto 1-10-15 8 48 08